La fisioterapia no duele, no tengas miedo

Flecha abajo

Publicado el 22 agosto, 2019


En la mayoría de los casos, los pacientes que acuden al fisioterapeuta, lo hacen por problemas de salud relacionados con el dolor (ver blog RAZONES PARA IR AL FISIOTERAPEUTA). Sin embargo, es muy frecuente oír la palabra “miedo” en las primeras consultas del fisioterapeuta. Frases como: “no había venido antes por pánico a que me doliera” es una de las más oídas por el profesional. 

Todo esto está muy relacionado con teorías antiguas que dicen que para que un tratamiento sea efectivo tiene que doler: “si duele es porque está curando”, “si tu fisio no te hace daño, no es bueno...”. Ya es hora de quitarnos esta teoría de la cabeza. Y es que no existe ningún tipo de relación entre el dolor o molestias sufridas durante el tratamiento y la recuperación del mismo.

Para explicarte por qué, es necesario saber qué es el dolor y para qué sirve. De una forma muy clara y resumida y teniendo en cuenta que nos adentramos en un tema extenso y complicado, en la mayoría de los casos, el dolor es un sistema de alarma (mecanismo de defensa) que tiene el organismo para avisarnos de una situación de peligro (nos estamos quemando, estamos mal sentados, estamos realizando una actividad que nos puede lesionar, nos hemos lesionado...). Esto unido con que el objetivo principal del fisioterapeuta está enfocado principalmente a disminuir el dolor y la inflamación, hace que la teoría de que cuanto más duela más efectivo será el tratamiento no tiene mucho sentido en la actualidad.

Por suerte, con el paso de los años, la fisioterapia se ha convertido en una disciplina muy rica en su método de intervención. Actualmente, el profesional dispone de muchas herramientas a la hora de abordar a cada uno de sus pacientes, adaptando el tratamiento en cada caso. Si algo se cuida en la clínica es la obtención de mejores resultados minimizando las molestias y dolores en el tratamiento. A esto se le llama la regla del “no dolor”: tratar de no hacer daño al paciente buscando técnicas, métodos o procedimientos que resulten eficaces de la forma menos dañina posible, que ¡ya bastante tiene el paciente con lo suyo!. (ver blog TECARTERAPIA, TÉCNICA AVANZADA SIN DOLOR)

Tampoco se trata de pensar que en ningún caso el tratamiento de fisioterapia va a doler, ya que en la mayoría de los casos se viene con el dolor de casa y las técnicas manuales empleadas inciden directamente sobre la zona dañada. Habrá determinados momentos durante el tratamiento que de manera puntual y sopesando los beneficios sobre los efectos secundarios, el fisioterapeuta emplea alguna técnica que pueda generar dolor pero siempre poniendo en sobreaviso al paciente y siendo él el que dé su permiso. 
Por todo esto, te invito a que no tengas miedo, la Fisioterapia no duele, el fisioterapeuta de ALTHEA Fisioterapia avanzada está siempre para ayudarte y para mejorar tu calidad de vida.