Razones para ir al fisioterapeuta

Flecha abajo

Publicado el 28 mayo, 2019


¿Te has preguntado alguna vez cuándo debes acudir al fisioterapeuta? La mayoría de las personas responderían que sólo acudirían cuando tienen una dolencia que, considerándola normal, les está afectando a su vida diaria y ya les es inaguantable. Pero, ¿sabes que ningún dolor es normal? ¡Lo normal es que no duela nada!. Yo lo llamo “dolor normal” y es aquel que todos padecemos de forma cotidiana y que la mayoría de las veces no le damos importancia. Frases como: “estoy acostumbrado a que me duela…”, “siempre tengo algún dolor…”, “tarde o temprano se me irá…”, “me tomo cualquier cosa y listo…”, son frases que decimos o hemos oído en nuestro entorno de forma habitual.

El dolor es una alerta que nos envía nuestro cuerpo informándonos de que algo no va del todo bien, ya sea por enfermedad, respuesta de estrés o porque sufrimos alguna lesión y, por tanto hay que tomar conciencia del problema y ponerle solución cuanto antes.

Este tipo de dolores (dolores agudos) deben ser tratados por un profesional a tiempo, no solo para ponerles solución, sino para evitar que se conviertan en un mayor problema y una patología crónica.

Lo descrito anteriormente es una de las razones más comunes dentro de la parte asistencial por las que acudir al fisioterapeuta, pero, ¿sabes que existen otras razones igual de importantes y a veces un tanto desconocidas? Alguna de ellas te las indico a continuación:

  • Valoración o diagnóstico fisioterapéutico dentro de las diferentes áreas de Fisioterapia: Aunque la más conocida sea la Fisioterapia deportiva dentro del área traumatológica, debes saber que existen muchas áreas en las que el fisioterapeuta cumple una función importante: Fisioterapia respiratoria, cardiaca, pediátrica, ginecológica, neurológica...
  • Consejos de salud: no olvides que los fisioterapeutas son profesionales sanitarios que poseen la titulación oficial,  los conocimientos necesarios, habilidades y actitudes propias en la atención de la salud.
  • Entrenamiento específico y personalizado: cada persona es única, diferente, y como no, tiene sus necesidades específicas. No te dejes tratar como uno más.
  • Medidas preventivas de acuerdo a la actividad que realices: ¡Más vale prevenir que curar!.
  • Derivación a otros profesionales: y es que un buen fisioterapeuta sabe la importancia del trabajo multidisciplinar y sabe identificar cuando es necesario derivar a otro profesional.

La Fisioterapia en general y ALTHEA Fisioterapia avanzada tienen el objetivo principal de ayudarte y mejorar tu calidad de vida. ¡Déjate ayudar!

"Y es que la vida no es vida si no la vives bien"