Yo también tengo contracturas

Flecha abajo

Publicado el 29 abril, 2019


¿Quién no ha tenido a lo largo de su vida una contractura muscular o no ha oído hablar de ellas? ¿Quién no ha padecido un dolor de cuello, de hombro, de espalda...? Y es que se trata de un problema muy frecuente y un autodiagnóstico muy escuchado en consulta por el propio paciente (“tengo la espalda llena de contracturas”). Pero, ¿sabes qué son exactamente las contracturas? Si quieres aprender un poco más sobre ellas, continúa leyendo.

Las contracturas musculares son una contracción involuntaria y continuada del músculo o alguna de sus fibras cuando se realiza una actividad inapropiada tanto en una actividad física como en posturas inadecuadas. Pueden aparecer tanto en el momento del esfuerzo, como después, creándose un abultamiento que produce dolor, inflamación y en la mayoría de los casos una alteración del funcionamiento normal del músculo implicado.

Son varias las causas principales que pueden generar contracturas musculares:

  • SOBREESFUERZO MUSCULAR: Una de las causas más comunes es exigirle a un músculo un esfuerzo superior al que está capacitado, produciéndose una fatiga muscular.
  • DEBILIDAD MUSCULAR: Cuando un músculo está débil, este no tiene la fuerza suficiente para llevar a cabo el trabajo que se le exige. Este es el caso típico de contractura muscular en la espalda.
  • ESTRÉS: La emoción libera elementos químicos que llevan a la contracción involuntaria y sostenida de un músculo, generando en muchos casos contracturas por estrés.

Por todo esto, ALTHEA Fisioterapia avanzada te propone una serie de consejos para evitar estos problemas:

  • BEBER AGUA: Muchas contracturas y espasmos musculares están causados por falta de hidratación. Tanto durante el día como durante el deporte es importante consumir agua.
  • REALIZAR ESTIRAMIENTOS: Debemos quitarle la tensión acumulada a la musculatura realizando estiramientos y masajes, aplicando calor en la zona.
  • CALENTAR: Antes de realizar cualquier tipo de actividad física es necesario preparar el organismo para evitar lesiones. Es por ello que es imprescindible calentar los músculos antes de comenzar con la jornada laboral o la actividad física.
  • CONTROLAR EL ESTRÉS: Es importante para nuestra mente y para nuestro cuerpo controlar el estrés, la ansiedad, la tensión o la ira.
  • BUENA ALIMENTACIÓN Y CONTROL MÉDICO: En muchos casos, la carencia de calcio o potasio en nuestro organismo puede generar contracturas y espasmos musculares. Por eso es recomendable llevar una vida sana, controlando nuestra alimentación y realizarnos una analítica anual.

Si aún así las contracturas forman parte de tu vida y quieres ponerles solución, ALTHEA Fisioterapia avanzada pone en tus manos los mejores fisioterapeutas para ayudarte. No dudes en contactarnos. TU CALIDAD DE VIDA ES LO MÁS IMPORTANTE.