¿Sabes qué es la Disfunción Temporomandibular? ¿Lo sufres?

Flecha abajo

Publicado el 17 febrero, 2020


Quizás estés leyendo esto porque has acudido al dentista y te haya diagnosticado una disfunción temporomandibular o problemas en la ATM y no has entendido nada. Y es que debes saber que, aunque se trata de un problema frecuente, es bastante desconocido para la mayoría. Si quieres saber de qué va todo esto, sólo tienes que continuar leyendo.

  • ¿Qué es la Disfunción Temporomandibular o DTM?

La DTM es la afectación de las estructuras que forman la ATM.

  • Pero, ¿qué es la ATM? 

La ATM (articulación temporomandibular) es una articulación que se encuentra muy cerca del oído y permite los movimientos de la mandíbula. Estos movimientos son necesarios para funciones tan básicas y necesarias como hablar, masticar, tragar… 

  • ¿Qué estructuras lo forman?

La articulación temporomandibular es una articulación compleja que está formada por:

  • ESTRUCTURAS ÓSEAS:  Las estructuras óseas o huesos que lo forman son la mandíbula y un área del cráneo llamado temporal (de ahí su nombre).
  • ESTRUCTURAS MUSCULARES: Son diversos los músculos que lo forman y que se encargan de movilizar la mandíbula.
  • ESTRUCTURAS ARTICULARES: Esta articulación está formada por ligamentos, disco articulares, cápsula…

De forma muy resumida, cuando una de estas estructura se vea afectada estaremos hablando de una disfunción temporomandibular.

  • ¿A qué se debe?

No existe una causa única, puede estar generado por diferentes factores, alguno de ellos son:

  • Problemas cervicales
  • Bruxismo (hábito de rechinar los dientes)
  • Mala alineación dentaria
  • Ansiedad, estrés
  • Contracturas musculares
  • Traumatismos

  • ¿Qué síntomas genera?

Son muchos los síntomas que puede generar este trastorno, dependiendo de cada paciente. Sin embargo los síntomas más comunes son:

  • Dolores de cuello y espalda: rigidez, inflamación muscular, reducción de la movilidad...
  • Problemas en la propia articulación: Ruidos o chasquidos, dolor, limitación de apertura, dificultades en la movilidad, bloqueos articulares, imposibilidad de apertura…
  • Dolor de cabeza o de la cara: Falsas migrañas, obstrucciones nasales, sensibilidad en el cuero cabelludo, hormigueos en la cara…
  • Dolor ocular: dolor en los ojos o por detrás de ellos, sensibilidad lumínica…
  • Dolor de oído: Picor, vértigos, pérdida de audición, dolor de oído sin infección…
  • Dolor de garganta y dificultad al tragar.

  • ¿Cómo se trata?

Teniendo en cuenta el origen del problema de cada paciente, es importante destacar el tratamiento multidisciplinar. Son varios los profesionales sanitarios que tratan esta patología desde su área de trabajo y hacen que el resultado sea lo mejor posible (Odontólogos, maxilofaciales, fisioterapeutas…). 

Pese a ser una patología frecuente, no es fácil encontrar clínicas de Fisioterapia que se dediquen en gran medida a este tipo de disfunciones. ALTHEA Fisioterapia avanzada destina una parte de su trabajo a este tipo de patología y se pone a tu disposición si lo necesitas.

Para cualquier otra duda, contacta con nosotros, estaremos encantados de ayudarte.