Punto gatillo

Flecha abajo

Publicado el 11 junio, 2019


Una de las causas de dolor musculoesquelético, tanto en el área deportiva como en el día a día, es la existencia de puntos gatillo. Seguramente habrás oído hablar de ellos pero no tengas mucha idea de lo que son, y no te culpo, se trata de un tema bastante extenso y a veces no tan sencillo de entender. Para que esto no sea así, desde ALTHEA Fisioterapia avanzada queremos poner nuestro granito de arena para que aprendas de forma sencilla qué son los puntos gatillo y entiendas mucho mejor cómo funciona tu cuerpo.

Para comenzar a tratar este tema es importante hablar de uno de los términos más utilizados por la sociedad en relación a los dolores musculares: las famosas “contracturas musculares”, aunque a veces se habla también de “cuerdas” o “nudos”. Cuando se utiliza este término se está relacionando con sintomatología como dolor, molestia, rigidez, tensión o sobrecarga en una zona concreta de la musculatura. Y es cierto, las contracturas musculares son unas entidades que generan molestias a nivel muscular, pero en la mayoría de los casos el problema no solo es una contractura, en muchos casos el problema está relacionado con los puntos gatillo.

Pero, ¿qué son los puntos gatillo?

Los puntos gatillo es una zona hiperirritable y sensible que se encuentra en una banda tensa de un músculo que produce dolor a la compresión, estiramiento, sobrecarga o contracción.  

¿Qué síntomas producen?

Los puntos gatillo son bastante dolorosos a la presión y generan una serie de síntomas muy característicos:

  • Dolor: se puede generar tanto dolor en la zona del punto (dolor localizado), como en una zona alejada del punto (dolor referido).
  • Hipersensibilidad: dolor ante estímulos de baja intensidad.
  • Disfunción motora: Debilidad muscular, fatiga muscular prematura, hipersudoración de la zona, alteración de la sensibilidad.
  • Acortamiento muscular

¿Por qué se crean?

Existen una serie de factores comunes que generan estos puntos. En la mayoría de los casos está relacionada con una sobrecarga de la musculatura que se puede generar por diferentes razones:

  • Repetición constante de movimientos: cuando se realizan movimientos repetitivos durante mucho tiempo, el sistema nervioso suele activar las mismas unidades motoras, causa que genera sobrecarga en estas fibras musculares.
  • Inactividad: el cuerpo está creado para el movimiento, pero en algunos casos pasamos gran cantidad del tiempo sin él, esto genera que los músculos pasen gran cantidad de tiempo en acortamiento o estiramiento, razón por la que se crean puntos gatillo.
  • Sobrecarga muscular elevada: en algunos casos una sobrecarga aguda (una caída, un movimiento incontrolado…) produce una fuerte contracción muscular que genera los puntos gatillo.

¿Cómo se trata?

Tras realizarse un diagnóstico fisioterapéutico donde el profesional sanitario determinará si se trata de un problema de este tipo, será necesario un tratamiento más específico para solucionar el problema.

Teniendo en cuenta que el tratamiento debe ser adaptado a cada uno de los pacientes, es importante destacar, como existe para este caso, un tratamiento conservador o invasivo.  

¿Cómo se puede evitar?

Aunque no exista una regla fija, si existen una serie de recomendaciones con los que se puede evitar:

  • Evita el estrés
  • Evita posturas mantenidas durante mucho tiempo
  • Lleva un estilo de vida activo
  • Mantén una postura corporal correcta
  • Realiza estiramientos después del ejercicio físico.

Si crees que sufres de dolores por causa de puntos gatillo, no dudes en contactarnos, disponemos de los mejores profesionales y la tecnología más avanzada para mejorar tu salud.