Con tu salud no te la juegues

Flecha abajo

Publicado el 03 septiembre, 2019


Uno de los principales problemas que se observan tanto en la Fisioterapia como en la sociedad en general es el continuado intrusismo por parte de personas sin titulación sanitaria que ponen en riesgo la salud de los pacientes. Y es que los principales perjudicados, por la falta de información, son los propios pacientes, que cuando sufren las consecuencias de una mala praxis, se dan cuenta de que han estado en manos de personas sin titulación. 

Es importante tener en cuenta que cuando se habla de intrusismo, nos referimos al ejercicio de actividades profesionales por personas sin titulación  y que no están autorizadas legalmente, lo cual constituye un delito.

La Fisioterapia es una de las profesiones sanitarias con mayor intrusismo por parte de quiromasajistas, osteópatas (sin el título de Fisioterapia), masajistas, curanderos… que realizan actuaciones sin tener la cualificación pertinente. Por ello, desde hace años, los Colegios Oficiales de fisioterapeutas luchan cada día contra el intrusismo laboral en la profesión y ejercen todas las acciones legales que le asisten para perseguirlo y combatirlo. Así, a lo largo de los años nos encontramos con noticias como:  

  • Siete meses de prisión para un masajista por intrusismo en Fisioterapia. (Para ver la noticia pincha aquí)
  • Condenado un “osteópata” por realizar actos sanitarios sin titulación. (Noticia aquí)
  • Condenado por intrusismo en Canarias por trabajar como fisioterapeuta sin la titulación pertinente (Noticia aquí)

Sin embargo para poder hacer frente al intrusismo y por la salud de nuestros pacientes, es importante aportarles la información que necesitan para saber identificar quienes son los profesionales capacitados para resolver sus problemas. Por tanto, cada vez que asistas a un fisioterapeuta debes tener a tu disposición lo siguiente: 

  • TÍTULO UNIVERSITARIO: Únicamente son fisioterapeutas aquellos profesionales de la salud que tienen un título universitario que así lo acredita.
  • COLEGIADO: Es obligatorio para poder ejercer como fisioterapeuta estar dado de alta en un Colegio Oficial. 
  • AUTORIZACIÓN SANITARIA: Es obligatorio que el centro donde el fisioterapeuta ejerza su profesión esté autorizado por la Consejería de Sanidad.

No te dejes engañar, los problemas de salud sólo deben ser tratados por profesionales sanitarios capacitados. ALTHEA Fisioterapia avanzada te ayudará a que esto sea posible. Con tu salud ¡NO TE LA JUEGUES!