4 Febrero: Día Mundial contra el Cáncer

Flecha abajo

Publicado el 04 febrero, 2020


El día 4 de febrero de cada año la Organización Mundial de la Salud y otras organizaciones de todo el mundo celebran el Día Mundial contra el Cáncer. ALTHEA Fisioterapia avanzada también quiere poner su granito de arena en un día tan importante como hoy.

Aunque la mayoría de personas que lea esto no lo sepa, existe una rama de la Fisioterapia que se dedica especialmente al sector oncológico. Gracias a la investigación que se ha realizado, con el paso de los años se ha demostrado que la Fisioterapia es una rama de la salud completamente indispensable para el tratamiento de personas con cáncer. Así, se ha demostrado que existen una serie de beneficios obtenidos tras el tratamiento del fisioterapeuta. 

Esto tiene toda su lógica, ya que dependiendo del tipo de cáncer, éste puede cursar con diferentes tipos de síntomas que se pueden disminuir gracias a la ayuda del fisioterapeuta. Alguno de estos síntomas son:  dolor, pérdida de fuerza, contracturas, falta de equilibrio, pérdida de movilidad, fatiga, linfedema… 

Aunque la Fisioterapia en el cáncer es de mucha ayuda, es necesario el consentimiento del oncólogo para el tratamiento fisioterapéutico siendo éste el especialista con mayor conocimiento del paciente y su cáncer. Es el médico el que debe evaluar el caso e indicar al Fisioterapeuta los objetivos que quiere conseguir con el paciente y de esta forma el terapeuta poder actuar. Siendo de esta forma muy importante el contacto directo entre disciplinas con el objetivo común de mejorar la calidad de vida del paciente.

Teniendo esto muy en cuenta, queremos destacar una serie de tratamientos que se realiza en la Fisioterapia oncológica y que puede ser de ayuda para muchos enfermos: 

  • Fisioterapia oncológica para disminuir el dolor: es muy común el dolor por diferentes razones: Incisión tras cirugía, dolor por falta de movilidad, puntos gatillo… El Fisioterapeuta utilizará la terapia manual y el ejercicio físico con el objetivo de combatir el dolor. En este caso es importante destacar la importancia de la educación para la salud como mecanismo imprescindible para que el paciente entienda la causa de su dolor y de esta forma poder hacerle frente.
  • Fisioterapia oncológica en la limitación de movilidad articular: Durante el proceso de la enfermedad por diferentes causas se puede perder movilidad en las articulaciones: acortamientos musculares, inactividad, adherencias articulares tras cirugías o posibles restricciones de movilidad por cicatrices son alguna de estas causas más comunes en este caso. El fisioterapeuta utilizará herramientas como la terapia manual, los ejercicios y educación postural para ganar movilidad, disminuir adherencias y evitar acortamientos musculares que podrían afectar aún más el movimiento de la articulación.
  • Fisioterapia oncológica por debilidad muscular: en algunos casos la inactividad del paciente con cáncer le genera una debilidad muscular importante. Es por ello que el fisioterapeuta recomendará ejercicios de fortalecimiento específicos para fortalecer la musculatura debilitada o incluso prevenirla.
  • Fisioterapia oncológica para el linfedema: Tras realizarse una extracción de ganglios linfático a causa de cáncer, como la mastectomía en el cáncer de mama, es normal que se produzca un acúmulo de linfa en las extremidades. Debido a esto, el fisioterapeuta utilizará diferentes herramientas como drenaje linfático manual, ejercicio terapéutico, vendajes, cuidados de la piel o consejos para la vida diaria con el objetivo principal de drenar la linfa acumulada y mejorar la zona afectada para que el paciente tenga una mayor funcionalidad.

Estos son solo algunos de todos los tratamientos que el fisioterapeuta puede tratar y de esta forma hacer que el paciente se sienta mucho mejor, pero nombrarlos todos sería una tarea sin fin. Por ello, si tienes alguna duda sobre un caso especial no dudes en ponerte en contacto con nosotros, que estaremos encantados de ayudarte.