21 de Marzo. Día Mundial del Síndrome de Down

Flecha abajo

Publicado el 21 marzo, 2020


Hoy,
21 de marzo, se celebra el Día Mundial del Síndrome de Down. Es por ello que
ALTHEA Fisioterapia avanzada quiere dedicar el día de hoy a crear una mayor
conciencia sobre este síndrome.

El
síndrome de Down o trisomía 21 siempre ha formado parte de la condición humana
y existe en todas las regiones del mundo. Como ya todos sabemos, se trata de
una alteración genética donde la persona afectada cuenta con 47 cromosomas en
lugar de 46. Esto se presenta con mayor frecuencia en el sexo masculino,
existiendo una mayor incidencia a medida que aumenta la edad de la madre.

Dos
personas con este síndrome no son iguales, cada uno posee una personalidad,
unas capacidades y unos rasgos físicos diferentes, sin embargo existe una serie
de características comunes reconocidas: disminución del tono muscular al nacer,
nariz achatada, suturas craneales separadas, orejas y boca pequeña, manos
cortas y anchas con dedos cortos y un pliegue único en la palma de la mano…

Los
niños pueden tener retraso en el desarrollo mental y social, destacando
problemas como: comportamiento impulsivo, deficiencia en la capacidad de
periodo de atención corto y aprendizaje lento; así como características físicas
importantes como: tono muscular bajo, disminución de la fuerza, laxitud
ligamentosa, acortamiento de los miembros superiores e inferiores en relación
al tronco, hipermovilidad articular y gran flexibilidad. 

Debido
a estas y otras características hay que destacar la importancia que existe en
la intervención temprana de un equipo multidisciplinar para la mejora de estos
pacientes, queriendo destacar en nuestro caso el gran trabajo que realizan los
fisioterapeutas especializados en neurología en estos casos.

El
fisioterapeuta comienza a trabajar desde los primeros días de vida y sigue
trabajando el desarrollo motor y la psicomotricidad hasta aproximadamente los
seis años, pudiendo intervenir, en ocasiones, en la adolescencia o incluso en
la edad adulta, dependiendo de las afecciones que los pacientes presenten.

El
tratamiento fisioterapéutico de esta enfermedad no abarca exclusivamente el
área motriz sino también es importante el tratamiento del área sensorial. De
esta forma, los fisioterapeutas, junto a otros especialistas, intentan mejorar
la calidad de vida de estos pacientes, abarcando los aspectos cognitivos,
psicomotrices, sociales, educativo, autonomía personal y consiguiendo incluso
un incremento de la esperanza de vida.